Reservation
Mateos Gago, 1, Sevilla 12:00 - 01:00 +34954228250

Hammam

delS.XII

El hammam, hamán almohade o los baños árabes

No eran unos baños públicos al uso. Compartían el uso higiénico y la utilidad social con cualquiera de los baños de la época, pero se trataba de un hammam bastante exclusivo. Siendo Califa Abu Yaqub, quizá el uso de este espacio estaba reservado a una pequeña parte de la sociedad. Su cercanía con la mezquita Aljama y el Alcázar, y su riqueza compositiva y ornamental, han llevado a los expertos a determinar esta evidencia. Y es que el Giralda está a unos 50 metros de la torre que le da nombre, ya presente como alminar (en obras) en la entonces mezquita.

Hasta 89 luceras con cinco formas distintas copan los techos del Giralda, una cantidad muy superior a la habitual en un baño público. En uno de los salones, la antigua sala fría, nos encontramos con hasta 5 hileras de estas claraboyas, cuando lo normal era construir solo tres. Las paredes, completamente cubiertas por pinturas murales con motivos geométricos y lacería en rojo, también son excepcionales. Pocos baños públicos de esa época, ninguno en la península, cuenta con pinturas más allá del zócalo.

Las salas del hammam

El baño público contaba con las salas comunes en este tipo de lugares.

La sala caliente se ubicaba en la zona que hoy es la cocina, de ella solo queda parte del arco de la entrada y es la que menos ha trascendido. Como su nombre indica, el aire caliente convertía esta estancia en una especie de sauna con pilas de agua para refrescarse.

La sala templada, que es ahora nuestra sala principal, donde se sitúa la barra, tenía unas dimensiones de 50 m2y era ya la estancia esencial del hammam. Se han descubierto hasta 52 luceras en esta habitación, distribuidas en los 4 tramos de cúpulas menores que rodean a la principal. De igual forma, la temperatura ambiental presente en esta sala, en contraste con las otras dos, es la que motiva su nombre. La cúpula octogonal que corona la sala principal es una reconstrucción del siglo XVII, cuando se rebajó la original y se taparon las claraboyas. Aunque mantiene el mismo aspecto que en origen, está a menos altura y sustentada por columnas de mármol de esa época.

Por último quedaba la sala fría, cuya temperatura también asignaba el nombre, y que contaba con otros 50 m2. En ella se sitúa ahora parte de nuestro salón comedor, el fondo que hemos dedicado al arte fotográfico y la zona reservada a doble altura. Aquí se hallan 32 luceras, con 5 formas distintas y distribuidas en cinco hileras, cubriendo todo el espectacular techo de bóveda de cañón. Esta sala fría era a la primera a la que se accedía desde el vestíbulo, puerta de entrada al hammam, que se situaba en la actual calle Don Remondo y que ahora ocupa el edificio vecino. En el restaurante, hemos querido señalar la antigua entrada con la fotografía de una escalera en perspectiva.

Descubrimientohistórico

¿Se descubre un hammam en Sevilla?
La prensa y el boca a boca han convenido en que las obras de la Cervecería Giralda depararon una sorpresa mayúscula pero… ¿fue realmente así? Te contamos la historia del descubrimiento al completo, sin secretos, desde las primeras sospechas hasta las últimas noticias… Ver más

cervecería giralda patrimonio

RecuperandoPatrimonio

¿Qué dicen los arqueólogos?
Tras unas pesquisas sin éxito… ¡Eureka! Se encuentran las primeras luceras y los obreros dejan su sitio a los arqueólogos durante meses. Los mejores especialistas de Andalucía se encargan de estudiar el origen del edificio y las posteriores aportaciones históricas. Mira sus conclusiones y algunos detalles técnicos…Ver más

enPrensa

Los medios del mundo cuentan nuestra historia

TableBooking